David Fernández

Nombre: David Fernández.

davidfernandezhuerta@gmail.comhttp://www.flickr.com/photos/entucabeza/

Título y autor del libro: Un Capitán de Quince Años, de Julio Verne.

Fragmento ilustrado:

Sus ojos, que habían estado fijos demasiado tiempo en un punto luminoso de la bitácora, perdieron de súbito el sentido de la visión, y él cayó en una verdadera somnolencia anestésica. […] No vio, por tanto, que una sombra se deslizaba por el puente. Era Negoro.

Entrevista:

¿Por qué escogiste ese libro para tu ilustración y ese pasaje en particular?

En la reciente versión de Peter Jackson del clásico King Kong (la original es mi película favorita), el joven Jimmy se pasa el viaje en barco leyendo “El Corazón de las Tinieblas” de Joseph Conrad. Conforme transcurre el periplo marino del SS Venture y la tensión aumenta, Jimmy va dándose cuenta de lo que el libro encierra. “Esto no es una novela de aventuras, ¿verdad?”. Este mismo impacto es el que causó en mí la lectura de “Un Capitán de Quince Años”.

Elegí este fragmento principalmente por dos motivos. Primero, porque no aparece el capitán de quince años. Y segundo, y más importante, porque es el momento que desencadenará el devenir de los acontecimientos. El despreciable cocinero (el gremio más maltratado por los escritores de novelas de aventuras), Negoro, sabotea la brújula del bergantín goleta Pilgrim, llevándolo a costas africanas con dramáticos resultados. Se trata también de uno de los pocos momentos en los que Dick Sand, el capitán de quince años, paga un alto precio por su inexperiencia.

¿Cuándo leíste el libro? ¿Qué sensación guardas de esa primera lectura?

Cuando hace unos cinco años leí “Moby-Dick”, de Herman Melville (en este caso, mi novela favorita), empecé a recopilar con avidez cualquier efigie de ballena con la que me topara. Fue en este momento cuando encontré en el rastro de Valencia una ocasión que no podía dejar pasar: una ballena en la portada, Julio Verne en grandes letras rojas, y 50 céntimos de euro como precio de salida.

Esperaba encontrar una novela marinera con moraleja y frescura, y encontré una de las lecturas más impactantes que han pasado ante mis ojos. Un relato atroz sobre lo que el hombre es capaz de hacer contra sus semejantes.

¿Tuviste clara la imagen desde un principio o fue un proceso de definición, de concreción, de la imagen final?

Desde un principio sabía cómo quería repartir el espacio y poner a los personajes, pero siempre había imaginado la ilustración en vertical. Tener que adaptarme a un formato horizontal me dio un par de quebraderos de cabeza, pero estoy contento con el resultado final.

¿De qué elementos esenciales partiste, qué es lo que tenías claro que debía aparecer; cuál es el centro de la ilustración, en definitiva?

En la escena, la acción gira en torno a la bitácora, que divide la ilustración en una zona de luz y otra de sombra. En un alarde de originalidad, el bueno aparece iluminado, y el malo en penumbra. Formalmente me interesaban dos cosas: el color y la composición. Las diagonales ayudan a reforzar la idea de que estamos en un barco, y la paleta de color sigue la línea que estoy desarrollando y madurando actualmente. La ausencia de líneas de contorno y el diseño geométrico de los personajes responden también a estas búsquedas personales.

Cuéntanos cómo has ido elaborando la ilustración. ¿Has hecho uno o varios bocetos?

Aunque tenía una imagen mental de lo que quería, lo primero que hice fue releer el pasaje del libro y buscar si había alguna ilustración al respecto. Existe una versión ilustrada del libro, en la que me inspiré para vestir a los personajes. Dichas ilustraciones, realizadas por Henri Meyer, pueden verse aquí: http://jv.gilead.org.il/rpaul/Un%20capitaine%20de%2015%20ans/

Mi siguiente paso normalmente es dibujar a lápiz varias versiones de las caras de los personajes, hasta que estoy contento con el resultado (que al final siempre vuelve a cambiar). Hice también algunos bocetos de la composición y estudios de las poses de los personajes (gracias, Sara) antes de ponerme a dibujar la versión final. Aunque no pertenece a esta ilustración, en esta imagen [imagen1.jpg] se puede ver el proceso que siempre sigo a la hora de crear un personaje.

Una vez terminado todo este proceso preparatorio, hago un boceto digital de la ilustración, ya a tamaño definitivo, sobre la que voy trabajando hasta tener el dibujo completo [imagen2.jpg]. Con el dibujo terminado, voy delimitando las zonas del dibujo por capas que luego me servirán para aplicar el color. Suelo trabajar en escala de grises para definir las formas [imagen3.jpg]. Finalmente aplico el color, la textura y algunos modificadores hasta estar contento con el resultado.

¿Has añadido o eliminando elementos a medida que ibas definiendo la composición? ¿Crees que ha sido un acierto? ¿Por qué?

Los elementos principales no han variado, pero sí he ido eliminado algunos detalles y líneas que no aportaban demasiado (esto se puede apreciar viendo los bocetos, sobre todo en la cara del timonel). Seguramente si siguiera trabajando sobre la imagen eliminaría más detalles innecesarios. Menos es más, que dicen por ahí.

¿Has llegado en algún momento a cambiar radicalmente el planteamiento, has llegado incluso a desechar todo lo hecho y partir de cero con otro dibujo? ¿Por qué?

No he llegado a esos extremos, pero sí me he planteado muchas veces si estaba yendo por buen camino. Ahora estoy madurando ciertas opciones formales que he tomado, lo que me hace trabajar más lentamente de lo que suelo. Esto me ha generado bastantes inseguridades, pero estoy satisfecho con el resultado.

¿Cómo definirías tu dibujo en relación al relato que has ilustrado?

Literal en el contenido, frívolo en la forma.

¿Qué técnica has utilizado? ¿Es la que usas habitualmente? ¿Utilizas otras?

La técnica es digital, que es la que suelo usar normalmente. Me dedico profesionalmente a los videojuegos desde hace más de tres años, así que la técnica que más utilizo en mi día a día es el 3D. Supongo que es por esto que mis ilustraciones son tan bidimensionales, hay que compensar de alguna forma tanto volumen. Además, es la forma de trabajar que me resulta más cómoda, y con la que creo que puedo obtener mejores resultados.

La edición original del relato que has escogido, ¿tiene ilustraciones?(láminas, grabados, etc.). ¿Te has inspirado en ellos?

Existe una versión ilustrada por Henri Meyer, como ya he dicho. Me ha servido de inspiración a la hora de representar el tipo de ropa que visten los personajes, pero ¡principalmente para recordar que Negoro llevaba barba!

En cualquier caso, ¿crees que el lector vería el relato de otra forma con tus ilustraciones? ¿En qué sentido?

Por mal que suene, creo que este libro está mejor sin ilustraciones. En cualquier caso, sin las mías. Se trata de un libro muy evocador, y no me gustaría negar a nadie el placer de imaginarlo.

¿Hay algo que quieras añadir?

Creo que esto es todo.

Bocetos:

Anuncios

Acerca de aventuradepapel

APIV - Associació Professional d'Il·lustradors de València
Esta entrada fue publicada en il·lustració, ilustración y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s