Sandra Ortuño

Nombre: Sandra Ortuño

www.sandraortuno.com

Título y autor del libro: El Hobbit, de JRR Tolkien

El Hobbit, de JRR Tolkien

Fragmento ilustrado:

La sala era (ahora) bastante oscura. Beorn batió las manos, y entraron trotando cuatro hermosos poneys blancos y varios perros grandes de cuerpo largo y pelambre gris. Beorn les dijo algo en una lengua extraña, que parecía sonidos de animales transformados en conversación. Volvieron a salir y pronto regresaron con antorchas en la boca, y en seguida las encendieron en el fuego y las colgaron en los soportes de los pilares, cerca de la chimenea central. Los perros podían sostenerse a voluntad sobre los cuartos traseros, y transportaban cosas con las patas delanteras. Con gran diligencia sacaban tablas y caballetes de las paredes laterales y las amontonaban cerca del fuego

Luego se oyó un ¡beee!, y entraron unas ovejas blancas como la nieve precedidas por un carnero negro corno el carbón. Una llevaba un paño bordado en los bordes con figuras de animales; otras sostenían sobre los lomos bandejas con cuencos fuentes, cuchillos y cucharas de madera, que los perros cogían y dejaban rápidamente sobre las mesas de caballete.

Entrevista:

¿Por qué escogiste ese libro para tu ilustración y ese pasaje en particular?

El mundo de Tolkien y toda la riqueza de sus descripciones y sus personajes siempre me ha parecido espectacular y apasionante. De entre todas sus criaturas, siempre he tenido debilidad por los hobbits, entre otros seres, y en particular Bilbo me parece entrañable. Respecto al pasaje que escogí, me pareció muy divertida la idea de animalitos poniendo la mesa a las órdenes de un ser gigantesco, mitad humano mitad oso. Otra de mis grandes debilidades de toda la vida, además de la fantasía, han sido los animales. Me encantan.

¿Cuándo leíste el libro? ¿Qué sensación guardas de esa primera lectura?

Lo leí cuando acababa de empezar el instituto ya que unos amigos empezaron a introducirme en el mundo de los juegos de rol, donde el mundo de Tolkien tiene muchísima presencia, y quise saber qué era aquello de “El Señor de los Anillos”. Empecé por “El Hobbit” y, desde luego, Tolkien consiguió enamorarme desde la primera página de éste hasta la última de “El Señor de los Anillos”.

¿Tuviste clara la imagen desde un principio o fue un proceso de definición, de concreción, de la imagen final?

Hace años, supongo que desde aquella primera lectura, que vengo dibujando pequeños bocetitos de hobbits y demás, así que la idea de cómo tenía que ser Bilbo la tuve bastante clara desde el principio. Además, he querido huir siempre de las tópicas ilustraciones fantásticas que a todo el mundo le vienen a la cabeza cuando piensa en estas novelas tan épicas.

¿De qué elementos esenciales partiste, qué es lo que tenías claro que debía aparecer; cuál es el centro de la ilustración, en definitiva?

Tenía claro que el centro debería ser Bilbo y esa cara de sorpresa extraña al ver aquellos animales poniendo la mesa ante él, tras tantos días de caminata, cansancio y hambre. Es por eso que los enanos no aparecen y Gandalf y Beorn son sólo una especie de marco de madera alrededor de la acción (puesto que la casa de Beorn es principalmente de madera).

Cuéntanos cómo has ido elaborando la ilustración. ¿Has hecho uno o varios bocetos?

Sinceramente, hice pocos bocetos y al principio no estaba claro que Beorn y Gandalf fueran un simple marco para la acción principal. Luego, y gracias a mi “Pepito Grillo” particular, fue evolucionando en esa dirección.

¿Has añadido o eliminando elementos a medida que ibas definiendo la composición? ¿Crees que ha sido un acierto? ¿Por qué?

No tenía pensado añadir el cuenco de manzanas al principio, pero después pensé que quedaría bien un toque de color en la mesa de madera y que, lógicamente, algo habrían colocado ya en la mesa los animales. Aparte de esto, quise haber añadido un marco de madera con un dibujo de nudos celtas tallado pero ya sabeis cómo son las cosas en este mundo, ¡las fechas de entrega apremian!

¿Has llegado en algún momento a cambiar radicalmente el planteamiento, has llegado incluso a desechar todo lo hecho y partir de cero con otro dibujo? ¿Por qué?

En este caso en concreto, no. Tuve dudas a la hora de escoger el fragmento e hice algún boceto para otro pasaje. En otras ilustraciones, sí, desde luego que me ha pasado. Cuando no te convence el dibujo que estás haciendo, yo pienso que lo mejor es volver a empezar. No puedes invertir tantas horas en algo que realmente no te está gustando, porque no disfrutarás y seguramente se notará en el resultado.

¿Cómo definirías tu dibujo en relación al relato que has ilustrado?

He intentado, como he mencionado anteriormente, alejarme mucho del típico estilo de ilustración para literatura fantástica que todo el mundo está acostumbrado a ver. Quizás he intentado acercarme más al público más joven con ella, ya que pienso que este libro no debería faltar en la habitación de todo niño.

¿Qué técnica has utilizado? ¿Es la que usas habitualmente? ¿Utilizas otras?

Lo he dibujado primero a lápiz en un cuaderno y a continuación lo he escaneado. En un programa de gráficos vectoriales lo he “calcado” y he terminado de arreglarlo, añadiéndole texturas, etc. en otro de retoque fotográfico. Sí, suele ser la técnica que uso habitualmente, aunque también me gustan mucho el gouache y las tintas de colores.

¿Por qué has utilizado precisamente esos materiales y esa técnica para ilustrar ese relato?

Primero, porque es la técnica con la que me estoy moviendo últimamente y para seguir, porque pensé que las textura de madera vendrían muy al caso para este pasaje en concreto.

La edición original del relato que has escogido, ¿tiene ilustraciones?(láminas, grabados, etc.). ¿Te has inspirado en ellos?

La que tengo en casa no, no tiene ilustraciones. Sólo una en la portada, de Smaug, el dragón, por John Howe. Sin embargo, la primera edición que leí fue prestada de la biblioteca y sí contaba con muchas ilustraciones de Alan Lee. Aunque es cierto que siempre me han gustado ambos artistas y seguramente algo de ellos habrá en mi cabeza, he intentado seguir con el estilo de mis últimas ilustraciones.

En cualquier caso, ¿crees que el lector vería el relato de otra forma con tus ilustraciones? ¿En qué sentido?

Como he mencionado anteriormente, puede que esta obra se viera más dirigida al público más infantil puesto que se aleja de las ilustraciones fantásticas de toda la vida por la forma en la que he retratado a los animales, a Bilbo, cómo he intentado tratar las formas de los personajes, los colores, la técnica, etc.

¿Hay algo que quieras añadir?

Muchísimas gracias al APIV y todos sus miembros por estas grandes iniciativas. No puedo despedirme tampoco sin antes compartir unos versos de parte de mi hobbit favorito, en su versión original:

The Road goes ever on and on

Down from the door where it began.

Now far ahead the Road has gone,

And I must follow, if I can,

Pursuing it with eager (weary) feet,

Until it joins some larger way

Where many paths and errands meet.

And whither then? I cannot say.

Anuncios

Acerca de aventuradepapel

APIV - Associació Professional d'Il·lustradors de València
Esta entrada fue publicada en il·lustració, ilustración y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s