Miguel A. Giner Bou (LaGruaestudio)

Nombre (o pseudónimo): Miguel A. Giner Bou (LaGruaestudio)

estudio@lagruaestudio.com  –  www.lagruaestudio.com  –  www.unaposibilidadentremil.com

Título y autor del libroLa guerra de los mundos, de H. G. Wells

 

Fragmento ilustrado:

El tercero y el cuarto se colocaron a sus lados, el uno a doscientos metros de mí, poco más o menos, y el otro en dirección a Laleham. Subieron los generadores del Rayo Ardiente, y los chorros silbantes caían por todos lados.

El aire estaba lleno de sonoridades; era un conflicto ensordecedor y confuso de ruidos; el estridente resonar de los marcianos, el crujido de las cosas al caer, el estrépito de los árboles, de las cercas y de las barracas al incendiarse y los bramidos y estallidos del fuego. Saltaba denso humo negro para mezclarse con el vapor del río, y al ir y venir el Rayo Ardiente por Weybridge, su contacto se marcaba por llamaradas de un blanco incandescente, que al momento se convertían en la danza humeante de las lívidas llamas. Las casas más próximas permanecían intactas aguardando su destino: yo las veía en la sombra, pálidas, medrosas, delante de las llamas que iban y venían.

Entrevista:

¿Por qué escogiste ese libro para tu ilustración y ese pasaje en particular?

Escogí el libro de Wells porque me gusta la literatura de ciencia ficción, sobre todo la clásica. Y en especial, me gusta este libro porque es de los primeros que se escribieron. Tiene todo el sabor de la literatura de finales del XIX, ese ritmo narrativo mezclado con esa ignorancia científica donde la parte de arriba de la nave “se desenroscaba” (!).

¿Cuándo leíste el libro? ¿Qué sensación guardas de esa primera lectura?

Lo leí hace un par de años o tres, después del estreno de la versión de Spielberg. Aunque conocía bastante la obra por la versión de los años 50, por la película aquella de Orson Welles sobre el programa de radio y por la versión musical de Jeff Wyanne. En cuanto a la sensación… la verdad es que yo soy un lector de libros tardío. De niño sólo leía cómics y ciencia ficción de los años 50-60 y todas esas lecturas que debería haber hecho en esa época, Moby Dick, Sherlock Holmes, Roald Dhal, incluso Pinocho o Gulliver, las estoy haciendo en los últimos años y sólo puedo decir que me lo estoy pasando de maravilla con ellas. Éste libro no es una excepción y he disfrutado con él como un niño.

 ¿Tuviste clara la imagen desde un principio o fue un proceso de definición, de concreción, de la imagen final?

Fue un proceso. En un principio pensé una broma. Era una imagen desde dentro de la nave alienígena donde se veía uno de ellos tomando un Frenadol. Así evitaba su muerte y daba a entender que al final conseguían la invasión de la Tierra. Pero al final opté por ser más fiel al libro. De cuando lo leí tenía un par de imágenes en la cabeza: una era saliendo del agua, la otra era saliendo de un bosque.

4- ¿De qué elementos esenciales partiste, qué es lo que tenías claro que debía aparecer; cuál es el centro de la ilustración, en definitiva?

Tenía claro que tenían que aparecer los trípodes, los robots de tres patas largas. También tenía claro que me quería alejar lo máximo posible de la versión postmodernista, por decirlo de alguna manera, de Spielberg, con esos diseños tipo insectos feos de cojones. Para mi, lo atractivo de esa literatura (y de esta convocatoria) era que te permitía jugar mucho con lo retro, con los elementos antiguos que siempre son divertidos de ilustrar. Y especialmente en la ciencia ficción.

Cuéntanos cómo has ido elaborando la ilustración. ¿Has hecho uno o varios bocetos?

Hice unos cuantos. Uno por idea. Pero cuando tuve claro el que quería sólo hice uno y enseguida pasé al lápiz y a tinta.

 ¿Has añadido o eliminando elementos a medida que ibas definiendo la composición? ¿Crees que ha sido un acierto? ¿Por qué?

No he eliminado nada y sólo he añadido un par de sombras al fondo para darle más ritmo. La verdad es que la composición la tenía en la cabeza y hay poco que haya añadido o quitado después. De lo importante, prácticamente nada.

¿Has llegado en algún momento a cambiar radicalmente el planteamiento, has llegado incluso a desechar todo lo hecho y partir de cero con otro dibujo? ¿Por qué?

Sólo lo he cambiado en la fase de boceto que hice hasta cuatro versiones. Pero una vez tenía claro lo que quería hacer y lo aboceté ya no cambié nada. Normalmente trabajo mucho la preproducción (por decirlo de alguna forma), las ideas, la composición, etcétera en mi cabeza antes de ponerme a dibujar.

¿Cómo definirías tu dibujo en relación al relato que has ilustrado?

He intentado darle un toque de humor. Como decía, también he intentado hacer un juego con lo “retro”. Me imaginaba que en aquella época en que se escribió, en la mente de la gente que lo leía y con los referentes que tenía, las máquinas deberían imaginárselas de una forma similar, con esas chimeneas de humo como si fueran a vapor, cables por fuera, tornillos sobre planchas metálicas, etcétera.

¿Qué técnica has utilizado? ¿Es la que usas habitualmente? ¿Utilizas otras?

Tinta e infografía. Es la que uso habitualmente, aunque a veces y si tengo tiempo, utilizo también acuarelas o acrílicos, o mezclo todas.

¿Por qué has utilizado precisamente esos materiales y esa técnica para ilustrar ese relato?

Porque es con la que estoy trabajando útimamente y me siento cómodo. Además, no tenía mucho tiempo para prepararla y necesitaba ir rápido.

La edición original del relato que has escogido tiene ilustraciones (láminas, grabados, etc.). ¿Te has inspirado en ellos?

Sí que hay un montón de ilustraciones, aparte de las películas, sobre el tema. En el caso de las películas y como ya he comentado, he intentado huir de los diseños de las dos versiones. En el caso de libros, recuerdo que el LP (y ahora el CD) de la versión de Jeff Wyane tenía unas magníficas ilustraciones de Peter Goodfellow, Geoff Taylor y Michael Trim. Pero no, no me he inspirado en ellas. Eran demasiado buenas para mí. Además eran muy realistas, muy inglesas y mi estilo actualmente va por otros caminos menos realistas.

En cualquier caso, ¿crees que el lector vería el relato de otra forma con tus ilustraciones? ¿En qué sentido?

Si hubiera sido un libro entero no sé si hubiera utilizado este estilo u otro. De haber utilizado este estilo, creo que para un libro tan conocido y tan ingenuo mis ilustraciones podrían haber aportado un toque de humor, una versión más divertida. Habría jugado con muchos guiños a la CF, al cine y a la literatura.

¿Hay algo que quieras añadir?

Sólo comentar que me ha parecido una convocatoria estupenda por parte de APIV. Para mí ha sido muy divertido poder ilustrar un libro clásico y poder ver lo que otros profesionales han hecho con muchos de esos libros que a todos nos han cautivado en un momento o en otro. Me han entrado ganas de ponerme a leer los pocos que me faltaban por leer.

Bocetos:

Anuncios

Acerca de aventuradepapel

APIV - Associació Professional d'Il·lustradors de València
Esta entrada fue publicada en il·lustració, ilustración y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s