Vincen Soriano

Seudónimo: Vincen Soriano

vincensoriano@gmail.com – www.carrersestrets.blogspot.com

Título y autor del libro: El Huevo de Cristal, de H.G. Wells.

Fragmento ilustrado:

…el señor Wace, guiado por sus hábitos de investigador y por su entusiasmo juvenil, se dispuso a estudiar sistemáticamente el inexplicable fenómeno; y unas veces a solas y otras en compañía del anticuario, que jamás dejaba pasar la tarde de ningún domingo sin venir a deleitarse con el incomprensible espectáculo, se puso a estudiar y clasificar las observaciones. Desde un principio anotó con minucioso método las referencias del anticuario, y gracias a esta labor pudieron ambos fijar la relación existente entre la dirección del rayo externo y la orientación de la mirada.

ENTREVISTA:

¿Por qué escogiste ese libro para tu ilustración y ese pasaje en particular?

La razón fue la exquisitez de escoger algo nuevo. Cabía la posibilidad de ponerme a recordar desde mi infancia aquellas letras e imágenes que puede que sean el motivo por el cual me interesó tanto el mundo de la ilustración y, también existía la otra posibilidad de ponerme a naufragar en los cuentos archiconocidos popularmente. Empecé a buscar entre la cantidad y encontré a H.G. Wells, autor probablemente conocido por La Guerra de los mundos y por la cantidad de historias elaboradas al que no se le reconoce como a tantos genios que son muy fácil de olvidar en esta tan moderna cultura. La simpleza del titulo me dio cierta inquietud, lo leí y me gustó.

¿Tuviste clara la imagen desde un principio o fue un proceso de definición, de concreción, de la imagen final?

No que va, eso muy pocas veces me ocurre. Siempre me planteo varias opciones y casi siempre por el tiempo acabo eligiendo la opción más rápida. Aunque esté la mayor parte de su creación en busca de la máxima atracción posible a mi pesar suele dominar el tiempo. Luego siempre vienen los lamentos y los “hubiera podido…” pero como dice mi abuela: “El hábito hace el monje”.

¿Cual fue tu proceso de investigación respecto a la técnica, composición y en fin, el resultado final?

En mis propios conflictos estoy constantemente peleando con Mr. Convencional y el Señor Originalidad. Me gusta el pincel, me encanta, lo figurativo o lo próximo a la realidad. Con un soporte y con la utilización del acrílico, tinta y watercolor me siento un autentico arqueólogo, voy descubriendo poco a poco, rasgando sobre el soporte nuevos recursos o modos de emplear qué cosa o qué otra cosa. Mis referencias se centran en lo plástico. De repente, sin quererlo ni beberlo me encuentro con una exposición en el que aparece Paco Giménez, Il·lustrador Valencià; el hecho de mirar sus originales delante de mis narices me trastornó. Puedo decir que él fue quien me incitó a investigar algo nuevo, a mezclar técnicas imposibles, a pelear por algo que mereciera la pena. Formas geométricas, planos, experimentación, trazos…

Podemos decir que un popurrí de referencias y de aprendiz que soy de la cultura visual me motivan a dar los pasitos de los resultados finales y de mi propio resultado final.

¿De qué elementos esenciales partiste, qué es lo que tenías claro que debía aparecer; cuál es el centro de la ilustración, en definitiva?

Esto es fácil, el huevo de cristal debía de ser el centro de atención, ya que es el verdadero protagonista de la historia, debía aparecer céntrico en la imagen. A todo ello sin olvidar a los secundarios que son el Sr. Cave y el Joven Jacoby Wace formando una composición diagonal en la tendencia positivo.

Cuéntanos cómo has ido elaborando la ilustración. ¿Has hecho uno o varios bocetos?

Empecé garabateando distintas ideas, al fin mediante el mismo proceso que he explicado en la primera pregunta me centré en una de las escenas, me fotografié distintos enfoques de las posiciones que debían tener los personajes y sujetando una naranja gigante -no es broma- entre mis manos simulando el huevo de cristal, de ese modo me aseguraba a mí mismo la escena entera.

¿Has añadido o eliminando elementos a medida que ibas definiendo la composición? ¿Crees que ha sido un acierto? ¿Por qué?

Si, probé perspectivas diferentes en torno a la biblioteca del señor Wace y las ornamentaciones del mueble que se encuentra detrás del señor Cave. Al final opté por la horizontalidad de la biblioteca por cuestión de justicia y esa ornamentación del mueble porque me recordaba a uno similar de casa de mi abuela.

Respecto que si creo que he acertado, pues no lo sé. Ahora es cuando veo que hubiera podido cambiarle un montón de cosas, de meterle más detalle y trabajarlo de un modo que me hubiera llenado más. Pero claro, cuando te metes en una historia, te ocurren cien historias a ti también.

¿Cómo definirías tu dibujo en relación al relato que has ilustrado?

Eso necesito consultarlo con mi Hada Madrina. Pero si tuviera que evaluarlo como el sistema del mejor de los mundos posibles de nuestra educación, le pondría un sufi/bien.

¿Qué técnica has utilizado? ¿Es la que usas habitualmente? ¿Utilizas otras?

Vectorial, grafito y tinta china. Es la primera vez que hago esta combinación de técnicas, las que suelo usar son las más clásicas como la tinta, acuarela, transferencias, carbón, grafito y sobre todo acrílico.

¿Crees que el lector vería el relato de otra forma con tus ilustraciones? ¿En qué sentido?

Depende de qué publico estamos hablando, aunque en todo caso a mí me gusta que la gente pueda imaginar sin ninguna condición. Hace muy poco, por solo cuestión de leer me comí entera la Historia Interminable de Michael Ende, la edición RBA no tiene ilustraciones salvo las mayúsculas con pequeños dibujos al principio de cada capitulo, y lo que ocurrió es que mi imaginación transformaba esa lectura a la imagen de Wolfgang Petersen. En cuanto al leer Momo, Ende hizo unas representaciones gráficas que ilustraba solo objetos como una caja registradora o una tela araña, de ese modo -creo- que sí conduce a imaginar un mundo totalmente subjetivo.

Claro, pero también recuerdo cuando era pequeño que me chiflaba ver las ilustraciones, los dibujos de aquellos cuentos que coloreaba con mis propios lapiceros sobre las ilustraciones del Pequeño Vampiro, Moby Dick o de Veinte mil leguas de viaje submarino en que me incitaban a hacer mis propios dibujos, a imaginar y crear mis propios mundos, guerras y situaciones. Puede que los ilustradores de esas historias hayan sido mis auténticos profesores.

En otros casos, también hay historias que solo me motivaron a leerlas sus ilustraciones, esas representaciones fueron las que me ayudaron a entender lo que no hubiera ni intentado comprender si no hubiera sido por sus ilustraciones. Y en último caso, gracias a Tony DiTerlizzi pude imaginar del modo más espléndido la historia de Kenny y el Dragón.

Hay que reconocer que gracias al trabajo de los ilustradores, nos gusta leer.

¿Hay algo que quieras añadir?

Moltes gràcies i que Visca la il·lustració

Anuncios

Acerca de aventuradepapel

APIV - Associació Professional d'Il·lustradors de València
Esta entrada fue publicada en il·lustració, ilustración y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s