AVENTURA DE PAPER / AVENTURA DE PAPEL

La literatura d’aventures ha estat sempre una font inesgotable d’inspiració vital per a joves i adults. Per aixó, aquest any, la Associació Professional d’Il·lustradors de València, amb el suport del Centre Comercial Gran Túria, vol rendir-li tribut. Els il·lustradors i il·lustradores valencians s’inspiren en aquelles novel·les i contes inoblidables, per als quals no passa el temps, i creen noves representacions gràfiques que alcen ponts onírics entre els joves lectors de fa un segle i els d’avui.

100 il·lustradors i il·lustradores ens acosten als seus clàssics favorits de la millor forma que saben fer-ho: per mitjà de la seva obra.

—————-

La literatura de aventuras ha sido siempre una fuente inagotable de inspiración vital para jóvenes y adultos, por eso, este año, la Associació Professional d’Il·lustradors de València, con la ayuda del Centro Comercial Gran Turia, quiere rendirle tributo. Los ilustradores e ilustradoras valencianos se inspiran en aquellas novelas y cuentos inolvidables, para los que no pasa el tiempo, y crean nuevas representaciones gráficas que levantan puentes oníricos entre los jóvenes lectores de hace un siglo y los de hoy.

100 ilustradores e ilustradoras nos acercan a sus clásicos favoritos de la mejor forma que saben hacerlo: por medio de su obra.

—————-

© de las imágenes: los autores y autoras. Reservados todos los derechos. Prohibida su utilización sin la correspondiente autorización.

Anuncios
Publicado en APIV, il·lustració, ilustración | Etiquetado , | 1 Comentario

Carlos Ortin

Nombre (o pseudónimo): Carlos Ortin

carlosortin@apiv.com – www.carlosortin.com

Título y autor del libro: Miguel Strogoff, de Julio Verne

Fragmento ilustrado:

(…)¿Hasta dónde habían llegado sus soldados a la hora en que la noticia de la invasión llegó a Moscú? ¿Hasta qué lugar de Siberia habían tenido que retroceder las tropas rusas? Imposible saberlo. Las comunicaciones estaban interrumpidas. El cable, entre Kolivan y Tomsk, ¿había sido cortado por unas avanzadillas del ejército tártaro, o era el grueso de las fuerzas quien había llegado hasta las provincias de Yeniseisk? ¿Estaba en llamas toda la baja Siberia occidental? ¿Se extendía ya la sublevación hasta las regiones del este? No podía decirse. El único agente que no teme ni al frío ni al calor, al que no detienen las inclemencias del invierno ni los rigores del verano; que vuela con la rapidez del rayo: la corriente eléctrica no podía circular a través de la estepa, ni era posible advertir al Gran Duque, encerrado en Irkutsk, sobre el grave peligro que le amenazaba por la traición de Ivan Ogareff.
Únicamente un correo podría reemplazar a la corriente eléctrica, pero ese hombre necesitaba tiempo para franquear las cinco mil doscientas verstas (5.523 kilómetros) que separan Moscú de Irkutsk. Para atravesar las filas de los sublevados e invasores, necesitaba desplegar una inteligencia y un coraje sobrehumanos. Pero con esas cualidades se va lejos.

–¿Encontraré tanta inteligencia y tal corazón? –se preguntaba el Zar.

Entrevista:

¿Por qué escogiste ese libro para tu ilustración y ese pasaje en particular?

Es que esta historia lo tiene todo.

¿Cuándo leíste el libro? ¿Qué sensación guardas de esa primera lectura?

Lo leí a los 12 años. Justo entre Robinson Crusoe y Los Robinsones suizos. Me recuerdo leyendo en mi rincón favorito y luego dibujando los personajes.

¿Tuviste clara la imagen desde un principio o fue un proceso de definición, de concreción, de la imagen final?

Intento no tener nunca la imagen clara desde el principio. Prefiero divertirme con el proceso de juntar las ideas hasta que, por arte de magia, aparece.

¿De qué elementos esenciales partiste, qué es lo que tenías claro que debía aparecer; cuál es el centro de la ilustración, en definitiva?

El centro de la ilustración es la obcecación. El no saber exactamente por qué vivimos como vivimos.

Cuéntanos cómo has ido elaborando la ilustración. ¿Has hecho uno o varios bocetos?

Siempre hago muchos bocetos. Hago comparaciones de la historia que trato con otras ideas similares, las pongo en común y a veces se hacen amigas.

¿Has añadido o eliminando elementos a medida que ibas definiendo la composición? ¿Crees que ha sido un acierto? ¿Por qué?

Había miles de cosas en los bocetos hasta que decidí centrarme en un tipo que corre a ciegas entre los árboles, que es más o menos lo que hacemos los seres humanos todos los días. En ese momento, todo lo demás sobraba, y noté que a mí se me caía la venda y podía detenerme sin peligro.

¿Has llegado en algún momento a cambiar radicalmente el planteamiento, has llegado incluso a desechar todo lo hecho y partir de cero con otro dibujo? ¿Por qué?

No me gustaría nada que me pasase eso. Ya te digo que todo el trabajo es un proceso que no para hasta que suena algo dentro de uno, un clic, y sabes que ahí está la solución. Todos los posibles cambios están en ese camino.

¿Cómo definirías tu dibujo en relación al relato que has ilustrado?

No me parece una buena idea definir una ilustración, una acción, con palabras.

¿Qué técnica has utilizado? ¿Es la que usas habitualmente? ¿Utilizas otras?

Empiezo con papel, lápiz y café. Doy color con la punta de los dedos.

¿Por qué has utilizado precisamente esos materiales y esa técnica para ilustrar ese relato?

Es lo que tengo más a mano. Si viviera en Samoa en el siglo XIX, utilizaría tinta de calamar gigante, por ejemplo.

La edición original del relato que has escogido tiene ilustraciones (láminas, grabados, etc.). ¿Te has inspirado en ellos?

En la que yo leí, había una página de texto y la siguiente de cómic, y así hasta el final. Los dibujos de aquella edición ya entonces me parecían horrendos y me ponía una cuartilla delante para no verlos. Qué niño rarito ¿no?

En cualquier caso, ¿crees que el lector vería el relato de otra forma con tus ilustraciones? ¿En qué sentido?

Me gusta pensar que esta portada puede dar ganas de comprar el libro. Sólo hay un problema… he comprobado que el tipo de personas que compra libros porque les gusta la portada y yo no solemos tener gustos parecidos. En fin.

¿Hay algo que quieras añadir?

Eeeh, uh… mumble, mumble… déjame pensar… esto… no. Mejor no.

Bocetos:

Publicado en il·lustració, ilustración | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario